La Argentina forma parte del reducido grupo de países productores y exportadores de lanas de calidad del mundo, participando activamente en los mercados internacionales. La cría del ovino es del tipo extensivo y se practica en varias regiones, obteniéndose en cada una de ellas lanas con características bien definidas.

Las principales regiones de producción son La Patagonia (Provincias de Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén y Tierra del Fuego), La provincia de Buenos Aires y La Mesopotámia (Provincias de Corrientes y Entre Ríos).

Las razas ovinas que se crían en la Argentina van desde la Merino con lanas de 18 mic y menos, pasando por la Corriedale con lanas de 27 mic hasta las lanas de raza Lincoln de 40 mic y más. También hay lanas mestizas a las que se las denomina Criollas. De acuerdo a la finura, las lanas se tipifican en Finas (25 micrones y más finas), Cruza Finas (entre 25 y 30 micrones), Cruza Medianas (entre 30 y 35 micrones) y Cruza Gruesa (35 micrones y más gruesas).

La Argentina, como país productor de lanas de alta calidad, destina principalmente esa capacidad a atender demandas de exportación con diferentes grados de elaboración, siendo en promedio, similar la cantidad que se exporta en estado de lanas sucias, lavadas y tops de lana peinada.
La Provincia del Chubut forma parte de la Patagonia, región ubicada al sur de la República Argentina, donde la cría del ganado ovino es una actividad muy tradicional y es la mejor alternativa de explotación económica de las estancias.

La ciudad de Trelew, se originó en colonos Galeses (U. K.), que llegaron a la zona a partir de la década de 1860 y que encontraron en el valle inferior del Río Chubut un lugar propicio para preservar sus tradiciones y costumbres.

Hoy Trelew es el principal centro de industrialización de lanas de la Argentina y Puerto Madryn, distante a sólo 60 Km de Trelew, es el puerto desde donde parten la mayoría de nuestras exportaciones.